• Placeholder imagePlaceholder imagePlaceholder imagePlaceholder imagePlaceholder image
  • Placeholder image

    Durante el estado de alarma hay tantas propuestas para realizar desde casa que, al final, cumplir con todas ellas puede resultar estresante.
    Este es un espacio que hemos construido con cierta calma y paciencia en medio de una situación de urgencia. Está pensado para que te detengas y participes de diversas maneras. Sin prisas, sin estrés y al margen, en la medida de lo posible, del estado de ansiedad que nos atenaza en este momento. Por eso te invitamos a que curiosees por él tomándote todo el tiempo del mundo y explorando las diversas formas de participación que hemos habilitado.
    Inscríbete en nuestro club de lectura a través de este formulario y te iremos mandando información más precisa sobre las formas de participación en las que puedes tomar parte aquí.

    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image

    Álbum[es], de Sophie Van der Linden

    Nos lo lee Leonor Castellanos Díaz

    Me gustaría compartir con vosotros uno de los libros teóricos más interesantes que he tenido el placer de leer para mi TFG.
    Se llama Álbum[es] y trata, efectivamente, sobre álbumes. Pero, ¿qué tipo de álbumes? Curiosa palabra, «álbum». Viene del latín albus y significa 'blanco'. Blanco, como la portada de este libro, que a alguien le podría recordar a la portada del «Álbum blanco» de los Beatles (1). Pero este libro no trata sobre álbumes musicales. No, trata sobre libros álbum, que tienen su origen en las páginas blancas de los álbumes en los que se pegaban recortes, se anotaban poemas, se dibujaban bocetos(2). Sobre estas páginas en blanco, escritores e ilustradores acabaron originando bellísimas historias en las que el texto y la imagen se relacionan íntimamente entre sí y con el soporte sobre el que se plasman. Esta característica es la que va a hacer tan especial a este libro académico, ya que la autora, Sophie Van der Linden, se aprovecha de las cualidades del libro álbum para dar forma a su obra. No nos vamos a encontrar con un libro de alrededor de 300 páginas llenas de palabras. Vamos a encontrarnos con un libro álbum de gran formato que se describe a sí mismo, explicando y ejemplificando cada elemento del que se compone en 146 páginas a todo color, en las que el texto se apoya en la ilustración y viceversa. Nos habla de los principios del libro álbum: métodos de fabricación, técnicas, cómo se produce el significado; de su funcionamiento: de la interacción entre texto, imagen y soporte, de los tipos de álbum; y de la evolución que ha sufrido desde su nacimiento allá por el siglo XIX. Todo ello acompañado de una amplia selección de libros álbum que ejemplifican las cualidades que la autora nos quiere dar a conocer.
    Este libro es perfecto para los que quieren iniciarse en el mundo del libro álbum por su lenguaje sencillo y directo; y para los que, ya iniciados, quieren organizar un poco mejor sus conocimientos, puesto que todo está perfectamente estructurado.

    (1) Apreciación de Juan García Única, compartida por una servidora.
    (2) Castagnoli, Anna (2017) Sobre el origen del álbum. En Peonza. Revista de Literatura Infantil y Juvenil, nº 120 (p. 37-48).

    Placeholder image

    Amor a la vida, de Jack London

    Nos lo lee Juan García Única

    Este es un libro que me parece especialmente oportuno tener en cuenta, dada la situación en que nos encontramos durante estos días de confinamiento y horror. Me lo parece por dos motivos: en un momento especialmente doloroso, habla del dolor; y en un momento que solo puede calificarse como horrible, sigue siendo un canto a la esperanza, una declaración de amor a la vida, como su propio título indica. Una declaración profunda, pero, eso sí, nada ingenua ni tramposa. Jack London no hace juegos de trilero, no maquilla ni edulcora la realidad de una naturaleza que en todo momento se muestra indiferente, cuando no abiertamente hostil, al padecimiento del protagonista (si bien, todo hay que decirlo, puede que la protagonista absoluta sea precisamente ella, esa naturaleza omnipresente en toda su crudeza de principio a fin). Un protagonista, por cierto, del que apenas sabemos nada: ni cuál es su nombre, ni a qué se dedicaba antes de verse inmerso en una lucha por la supervivencia, ni qué suerte le deparará el futuro. Todo lo que sospechamos de él se establece por contraste con su situación actual: por ejemplo, sí tenemos claro, porque lo llama a gritos cuando lo ve alejarse en la inmensidad de un paisaje nevado, que el compañero que lo abandona a su suerte tras herirse en la pierna se llama Bill; también que añora la comida del refugio del que parecen haber huido ambos (¿serían, digamos, del todo legales sus actividades?); y que apenas es rescatado se recupera rápido tras el tormento del hambre, pero eso es todo.
    Jack London construyó en su día un relato que, leído hoy, adquiere cierto aire arquetípico, porque la historia de un hombre que lucha por salvar la vida, que se aferra a ella cuando todo parece perdido, no puede ser nunca solo la historia de un hombre, sino la de un ser humano en toda la extensión universal del término. En la página 48 de la edición de Gadir, que es la que yo he leído, y que además incluye unas tan sobrias como elegantes ilustraciones de Laura Plaza, hallamos el momento en el que nuestro protagonista, famélico y debilitado, se topa de frente con un oso en ademán amenazante. Esta es su reacción: «Gruñó también él de una manera salvaje, terrible, expresando el temor que es hermano de la vida y que está mezclado con las más profundas raíces de la existencia».
    Señalo ese pasaje porque me parece que define mejor que ningún otro la profundidad de este relato conmovedor, y porque en él se concentra el clímax emocional de esta historia. Tenemos miedo, como a muchos nos está sucediendo ahora, no porque seamos indiferentes al dolor, ya sea el propio o el ajeno. Tenemos miedo, en definitiva, por la sencilla razón de que amamos la vida.

    Placeholder image

    Yom Kipur / El sueño de Makar, de Vladímir Korolenko

    Nos lo lee María Helena Rosales Varo

    Yon Kipur y El sueño de Makar son dos cuentos editados juntos de un autor ruso poco conocido llamado Vladimir Korolenko (1853-1870).
    Recomiendo este libro porque las historias son maravillosas, porque está muy bien escrito y porque nos acercan a la cultura y al flolklore de Rusia. En realidad el autor era ucraniano, pero en ese momento Ucrania pertenecía a la Rusia Imperial. También me ha gustado mucho el finísimo sentido del humor.
    De este autor también os recomiendo El músico ciego.

    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image
    Placeholder image