Reggionarra es un proyecto cultural, dedicado al arte de la narración, nacido en 2006 dentro de la institución de las escuelas infantiles del municipio de Reggio Emilia y de Reggio Children, en colaboración con varias instituciones culturales públicas y privadas del territorio.
Reggionarra está inspirado en la certeza de que cada persona posee un talento natural para contar, para transformar cada pequeño acontecimiento cotidiano en una extraordinaria experiencia de la vida. A lo largo del año, Reggionarra se concreta en varias iniciativas: itinerarios formativos para padres y madres, momentos de narración en las escuelas o durante eventos públicos; la «notte dei Racconti», en febrero, en ocasión del cumpleaños de Loris Malaguzzi; y en primavera el evento principal que involucra a toda la ciudad.
Cada año, en un fin de semana de mayo, Reggionarra transforma Reggio Emilia en la ciudad de las historias: narradores profesionales y compañías de teatro, junto con padres y madres cuentacuentos, animan distintos lugares que se transforman en espacios de narración dedicados a la escucha de cuentos, cuentos de hadas, lecturas animadas... La narración se vuelve protagonista en una experiencia comunitaria en la que las personas, como antiguamente en las plazas, se encuentran para intercambiar historias y cuentos. De esta forma, las plazas y patios, escuelas y soportales, claustros y bibliotecas se convierten en pequeños o grandes escenarios de vida narrada.

Narrar es un acto de creatividad
Contar cuentos es una manera de crear significados, de abrirse a lo nuevo, de posibilitar diálogos y relaciones, de dar forma a mundos posibles e inéditos. Las historias y cuentos tradicionales ayudan a los adultos y a los niños a redescubrir y reactivar el placer de la escucha y de la narración, y devuelven sentido y encanto a las palabras dichas, leídas, escritas y escuchadas. La magia de las historias y el encanto de los cuentos son a menudo la vía maestra para cruzar la realidad y la fantasía, para encontrar la vida y la cultura, para conocer e interpretar lo que nos rodea.
La ciudad de Reggio Emilia ha elegido la educación como signo distintivo de su identidad y de sus políticas. Esta elección se basa en la convicción de que la educación es un derecho de los seres humanos desde su nacimiento, una responsabilidad de la sociedad, un proceso multidisciplinar que no sólo involucra a los docentes y a las escuelas, sino también a los organismos del territorio, a las asociaciones y a toda la sociedad civil.
La participación de las familias en el este proyecto es un aspecto muy relevante de la experiencia educativa. Dentro de las escuelas infantiles, cada padre y madre, así como cada niño/a y cada ciudadano/a, lleva su propia historia y es valorado y respetado en su subjetividad y diversidad. Todo esto constituye un proyecto de participación civil dirigido a la cohesión solidaria y al enriquecimiento cultural, a través de la promoción de una constante creatividad social y un protagonismo directo de las personas. Reggionarra ahonda sus raíces dentro de este marco de valores y principios.

https://www.reggionarra.it/cose-reggionarra (Traducción de Linda Stefani)

Cada año, alrededor del 23 de febrero, el festival Reggionarra entra en las casas con la Notte dei Racconti para recordar el cumpleaños de Loris Malaguzzi, pedagogo y creador del enfoque «Reggio Emilia».
Las familias están invitadas a compartir lecturas y narraciones dentro de sus casas acogiendo a personas amigas y conocidas, o en lugares que quieran participar en la iniciativa.
Reggionarra propone en cada edición una temática y una bibliografía como sugerencia, e invita a leer, narrar y escuchar historias juntos, a la misma hora. Pueden participar escuelas, bibliotecas, entes públicos y privados en Italia, Europa y en todo el mundo. Lo extraordinario de esta exitosa propuesta reside en la posibilidad, para quien lo desee, de participar en ella, sintonizándose virtualmente con todas las personas que en el mismo día y hora se reúnen alrededor de la narración y de la escucha.
Para construir un cuento colectivo de la noche también en las redes sociales cada participante puede compartir las imágenes de su Notte dei Racconti a través de #reggionarra.

https://www.reggionarra.it/notte-dei-racconti/cose-la-notte-dei-racconti/ (Traducción de Linda Stefani)

Aprimondo es una palabra mágica
hay que decirla con voz de mago,
FUERTE, podemos decirla al unísono
y el mundo se abre.
La piel es distinta pero las ideas no,
si yo digo todas mis ideas
entonces algunas las entiende él también
y yo entiendo las suyas.
(Niñas y niños de las escuelas infantiles municipales de Reggio Emilia)

Viernes 22 febrero 2019, 21h (esperando Reggionarra, 17-19 mayo 2019)
Otro año más se repite la iniciativa: todo el mundo, todos a la misma hora, grandes y pequeños alrededor de historias, aventuras y emociones para leer, narrar y escuchar.
Desde Reggio Emilia, una invitación a Italia, Europa y el mundo a que se redescubra el valor y la magia del cuento, a través de múltiples voces que como estrellas encenderán La notte dei racconti.

LA TEMÁTICA
Este año el tema de la notte dei racconti es APRIMONDO (abremundo).
Las historias abren puertas invisibles, descubren visiones. En una época de fronteras, cercos, expulsiones, la voz de los cuentos hila puentes, nos recuerda la masa de lo humano, la necesidad que tenemos del otro y el destino frágil de cada persona sobre la tierra. Así buscamos historias que abran muros, historias que nos hagan descubrir la materia luminosa del estar juntos, sin miedo.

ABREHISTORIA
Conjuntamente, a la misma hora, nos acompaña Pequeño azul y pequeño amarillo de Leo Lionni, una pequeña obra maestra de la convivencia, un himno a la infancia, puro como un cristal.

Se puede descargar la retahíla Aprimondo de Gianni Rodari: italiano (texto de Gianni Rodari) / español (versión libre de Uguburú)

EL COLOR GUÍA
El verde, color del encuentro, nos guía en las imágenes y sugestiones para reproducirlas en los lugares de narración. Podemos homenajear este color también en el vestuario, o en los tejidos colocados en círculos para sentarnos. El verde también es el abrazo impredecible de azul y amarillo de la Abrehistoria.

LOS CONSEJOS DE MONICA MORINI
«Las historias están llenas de fórmulas mágicas, de abracadabra capaces de abrir puertas invisibles, de descubrir visiones…»
Monica Morini, formadora, autora y actriz del Teatro dell’Orsa, creadora y directora artística de La Casa delle Storie, nos acompaña y nos prepara para la Notte dei Racconti.
Descargar los consejos de Monica Morini: italiano / español.

BIBLIOGRAFÍA
Descarga la bibliografía Aprimondo propuesta por Monica Morini y Biblioteca Panizzi (Reggio Emilia): italiano / español.

INSCRIPCIÓN
Os invitamos a construir conjuntamente el mapa de la Notte dei Racconti. Rellena el formulario y envíalo a laboratorio.rodari@comune.re.it
Formulario.

COMPÓN TU FRASE APRIMONDO
Descarga las palabras y diviértete componiendo frases APRIMONDO. Elige la que prefieras entre ellas y envíala a laboratorio.rodari@comune.re.it
Palabras APRIMONDO

COMPARTE
Cuenta tu noche de los cuentos, comparte tu frase APRIMONDO en Facebook y Twitter con el hashtag #reggionarra

Y NO OLVIDES QUE…
La noche de los cuentos nos invita a apagar teléfonos, ordenadores, televisores para encender la música de la palabra que invita a la escucha, al encuentro y libera memoria e imaginación en adultos y niños/as.

https://www.reggionarra.it/notte-dei-racconti/notte-dei-racconti-2019/ (Traducción de Linda Stefani)

Consejería de Monica Morini
(directora artística de TeatrO dell'Orsa)

APRIMONDO

Las historias están llenas de fórmulas encantadas, de abracadabras capaces de abrir puertas invisibles, de descubrir visiones. En una época oscura, de fronteras, cercos y expulsiones, la voz de los cuentos hila puentes y nos recuerda la masa de lo humano, la necesidad que tenemos del otro y el destino frágil de cada persona sobre la tierra. Por eso buscamos historias que abran muros, que nos hagan descubrir la materia luminosa del estar juntos, sin miedo.

No es casualidad que hayamos elegido, para dar comienzo a los cuentos, una pequeña obra maestra de la convivencia, un himno a la infancia puro como un cristal: la historia de Pequeño azul y Pequeño amarillo, de Leo Lionni. Paradójicamente, en este tiempo tan ciego, este libro ha sido censurado en algunos lugares, si bien nosotros lo queremos habitar juntos, alejando así la sombra del prejuicio. Las historias son libres. Lo afirmamos con fuerza, la revolución de la mirada se llama relación. Las historias regaladas en una noche de invierno, los ojos que se encuentran, son la primera balsa de escucha, estupor y maravilla que nos hace humanos.

Como en la memorable página de Las ciudades invisibles de Italo Calvino, el cuento es el lugar de la escucha y del intercambio de experiencias:

“No solo a vender y a comprar se viene a Eufemia, sino también porque de noche, junto a las hogueras que rodean el mercado, sentados sobre sacos o barriles o tendidos en montones de alfombras, a cada palabra que uno dice —como “lobo”, “hermana”, “tesoro escondido”, “batalla”, “sarna,”, “amantes”— los otros cuentan cada uno su historia de lobos, de hermanas, de tesoros, de sarna, de amantes, de batallas. Y tú sabes que en el largo viaje que te espera, cuando para permanecer despierto en el balanceo del camello o del junco se empiezan a evocar todos los recuerdos propios uno por uno, tu lobo se habrá convertido en otro lobo, tu hermana en una hermana diferente, tu batalla en otra batalla, al regresar de Eufemia, la ciudad donde se cambia la memoria en cada solsticio y en cada equinoccio.”

Es esto lo que necesitamos: unirnos alrededor de los colores de múltiples voces, reconocer las palabras que ensanchan nuestra visión, hacer memoria, compartir belleza y recordar que cada vida es una vida que vale.

· Narramos y nos conectamos con un ritual antiguo que nos hace sentarnos en círculo, ojos en los ojos: una disposición que remite a la de estar alrededor de la hoguera en la noche de los tiempos, y donde nos darán calor las palabras. Pensamos en la magia del fuego porque las historias no aman el deslumbramiento del neón, sino que piden luces pequeñas. Quizás una vela, un simple candil que encender al principio y apagar al final.

El sonido de una campanilla o de un címbalo, de un instrumento musical, puede llamar a la escucha.

· Os dejamos una retahíla Abrehistoria de Rodari como posible comienzo, pero podéis inventar otras nuevas. Una para empezar; otra para terminar. Las retahílas son fórmulas que marcan un pasaje: el que va del tiempo natural al otro tiempo del “Había y no había”, en el que todo es posible.

· El verde es el color de un encuentro y nos guía para recrear los lugares narrativos. Podemos usarlo en el vestuario, o en los tejidos dispuestos en círculos para sentarnos en ellos, si queremos. Verde podría ser la silla de la persona que narra, porque el verde es el abrazo imprevisible de azul y de amarillo de la primera historia que os proponemos.

· La bibliografía sólo es una sugerencia de la que partir para enriquecer vuestro bagaje de historias, pero se pueden leer y narrar otras. Historias que hablen sobre encuentros y fronteras superadas, sobre muros y puentes, sobre nuevos caminos para conocer el mundo e imaginarlo más allá de las verjas del miedo.

· Feliz Noche de los Cuentos dondequiera que estéis: invitando a personas amigas y vecinos a vuestra casa, o aceptando la invitación de una biblioteca o una escuela, o de un museo. Estad seguros de que las palabras que hilaréis os llevarán lejos, al tiempo circular del “Había y no había”, en el que cada vida vale.

https://www.reggionarra.it/wp-content/uploads/2019/01/Consiglieria-notte-dei-racconti-2019.pdf

(Traducción de Linda Stefani).

ABREHISTORIA

Retahíla inspirada en APRIHISTORIA de Gianni Rodari

Retahíla os traemos para todos los niños,
para los españoles, para los abisinios,
para los italianos y para los ingleses,
más los americanos, los rusos y franceses;
para los pequeñines que en el África viven,
para los del desierto, que en la arena la escriben;
y para aquéllos, muchos, que moran en la China,
que se acuestan de noche cuando aquí llega el día.
Para aquéllos que viven en medio de los hielos
llevando en sus bolsillos siempre siete pañuelos.
Para aquéllos que juegan en mitad de la selva
donde suelen los monos estar siempre de fiesta.
Los de aquí la recitan, y también los de allá,
ya vivan en el campo, ya pueblen la ciudad.
Para niños de todos los confines del mundo
que se unen ahora en un corro jocundo
y entrelazan sus voces, las manos con las manos,
salvando paralelos, cruzando meridianos.